top of page

Una onda gélida azota en gran parte de Norteamérica; Biden pidió orar ante la situación


* El presidente Biden ha expresado mucha preocupación

* Van más de 50 muertes por el frío extremo

Desde principios del mes de diciembre se había advertido que una fuerte tormenta invernal azotaría gran parte de Estados Unidos. Hace unos días se registraba el ingreso de un ciclón bomba al país y la onda gélida que golpea Norteamérica no ha dado tregua.

Más de 50 personas han muerte por el frío extremo que hay de costa a costa en Estados Unidos. El presidente Biden ha mandado sus condolencias a las familias, sin embargo, algunos ciudadanos se han preocupado más ya que pidió oraciones por la situación que está viviendo el país.

De acuerdo con EFE, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresó este lunes sus oraciones por los fallecidos en el gélido temporal Elliot, que ha dejado más de 50 muertos durante estas Navidades. El mandatario llamó a la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, para ofrecerle apoyo para enfrentar los estragos que ha dejado la tormenta en ese estado, que acumula cerca de la mitad de las muertes.

“Mi corazón está con aquellos que perdieron a sus seres queridos este fin de semana festivo. Están en mis oraciones y en las de Jill (la primera dama)”, dijo el mandatario en Twitter. El mensaje estuvo acompañado de una fotografía de Biden en un despacho llamando a Hochul, con quien habló para “obtener una actualización sobre el clima invernal extremo que azota a Nueva York”.

Medio centenar de personas han fallecido por los estragos de la tormenta Elliot que ha azotado esta Navidad a Estados Unidos desde la zona de los Grandes Lagos, en la frontera con Canadá, hasta el río Bravo (también río Grande), limítrofe con México.

Más de 200 millones de estadounidenses, alrededor del 60 % de la población, se ha enfrentado a algún tipo de aviso o advertencia relacionado con el clima invernal y las temperaturas cayeron drásticamente por debajo de lo normal desde el este de las Montañas Rocosas hasta los Apalaches.

La tormenta Elliot, calificada como “única en una generación” por el servicio meteorológico nacional (NWS, en inglés), ha causado gélidas temperaturas desde los Grandes Lagos, cerca de Canadá, hasta el río Grande (también llamado río Bravo), en la frontera con México.

Las fuertes nevadas y los vientos huracanados han dejado a miles de personas atrapadas en sus casas y en las carreteras, miles de pasajeros varados en Nochebuena por la cancelación de vuelos y miles de hogares sin luz por el colapso de la infraestructura eléctrica.

Según el recuento de la prensa local, más de 50 personas han fallecido durante los últimos días por los estragos de la tormenta, cerca de la mitad en el noreste del estado de Nueva York, donde se encuentra Búfalo. Cientos de efectivos de la Guardia Nacional, la policía y el cuerpo de bomberos fueron desplegados en la zona.

Hacía décadas que esta ciudad, fronteriza con Canadá y acostumbrada al frío, no vivía un invierno tan duro. Ha quedado totalmente colapsada por la nieve y permanece cerrado su aeropuerto, que da cobertura a las famosas cataratas del Niágara.

0 visualizaciones
bottom of page