La primera dama habló sobre el estado de salud del presidente de los Estados Unidos

* ¿Implementarán nuevas medidas de sanidad en la Casa Blanca?

* ¿Cómo se manejará Biden en los próximos días?


La primera dama de los Estados Unidos, le dijo a los medios de comunicación cómo es que su esposo Joe Biden, está sintiéndose luego de haber salido positivo al Covid-19. La Casa Blanca se encargó de informar, mediante un portavoz, que el presidente está lidiando con algunos síntomas ligeros.

De acuerdo con informes de Associated Press, el presidente de 79 años se encuentra bien, y solamente tiene ‘síntomas leves’. Se informó también acerca de las medidas que el presidente de los Estados Unidos estarán tomando y como se manejará en próximos días.

The Washington Post informó que la primera dama, Jill Biden, dio negativo a pesar de estar en constante contacto con su esposo. “Hablé con él hace unos minutos”, dijo a los periodistas durante un viaje a Detroit, “Está bien, se siente bien”, aseguró la primera dama de los Estados Unidos.

El portal de los Estados Unidos informó que Joe Biden tiene aplicadas dos dosis de la vacuna contra el Coronavirus de Pfizer poco antes de asumir el cargo. La primera inyección la recibió en septiembre, mientras que la segunda dosis el día 30 de marzo de éste año 2022.

El portal EFE, informó que el presidente de los Estados Unidos permanecerá aislado en la Casa Blanca y seguirá trabajando. En este sentido, Jean-Pierre explicó que el mandatario ha estado ya en contacto con miembros de su equipo por teléfono y participará en varias reuniones telefónicas o por videoconferencia desde su residencia.

De acuerdo con el protocolo de la Casa Blanca, que va más allá de las recomendaciones de los Centros de Control de Enfermedades (CDC, en inglés), Biden continuará aislado hasta que dé negativo y no volverá a sus tareas de forma presencial hasta entonces, informó EFE. Archivado como: Jill Biden estado de salud Joe Biden

NO SE ESPERABA QUE BIDEN SE CONTAGIARA

Hasta ahora la capacidad de Biden para evitar contagiarse parecía desafiar las probabilidades, incluso con los procedimientos de prueba establecidos para quienes se esperaba que estuvieran en contacto cercano con él. Oleadas anteriores del virus barrieron a la clase política de Washington e infectaron a la vicepresidenta Kamala Harris, a miembros del gabinete, al personal de la Casa Blanca y a legisladores.

El portal AP informó que Biden había intensificado sus viajes y había reanudado la celebración de grandes eventos bajo techo donde no todos eran sometidos a pruebas diagnósticas. En los últimos meses, los principales funcionarios de la Casa Blanca habían contemplado la posibilidad de que el presidente contrajera COVID, mostrando lo arraigado que se ha vuelto el virus en la sociedad, y de su menor amenaza para quienes están vacunados al día y tienen acceso a tratamientos.

Se ha demostrado que cuando se administra dentro de los cinco días posteriores a la aparición de los síntomas, el Paxlovid reduce en un 90% las hospitalizaciones y muertes entre las personas con mayor probabilidad de contraer una enfermedad grave. Paxlovid es producido por la farmacéutica Pfizer. Biden está lejos de haber sido el primer líder mundial en contraer el coronavirus, que ha infectado al primer ministro británico Boris Johnson, al presidente francés Emmanuel Macron y a más de una decena de otros líderes y altos funcionarios a nivel mundial.

Cuando el predecesor de Biden, el presidente Donald Trump, contrajo la enfermedad en octubre de 2020, era un momento muy diferente. No había vacunas disponibles y las opciones de tratamiento eran limitadas y menos avanzadas. Después de ser diagnosticado con COVID-19 en la Casa Blanca, Trump recibió un tratamiento experimental con anticuerpos y esteroides después de que sus niveles de oxígeno en sangre cayeron a niveles peligrosamente bajos. Fue hospitalizado en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed durante tres días.


1 visualización