Hospitales en EEUU reportan repunte de RSV


Los hospitales infantiles de algunas partes de Estados Unidos están registrando un repunte del virus respiratorio sincitial (RSV, por sus siglas en inglés) una enfermedad respiratoria común que puede provocar problemas graves en los bebés y cuyos casos se ‘desplomaron’ durante la pandemia de COVID-19.

“Es un virus respiratorio común que generalmente causa síntomas leves parecidos a los del resfriado. La mayoría de las personas se recuperan en una o dos semanas, pero el RSV puede ser grave, especialmente en bebés y adultos mayores”, señalaron los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos en su sitio web oficial.

Los casos del virus respiratorio sincitial (RSV) cayeron drásticamente hace dos años en momentos en que la pandemia obligaba al cierre de escuelas, guarderías y negocios. Con el retiro de la mayoría de las restricciones a mediados de 2021, los doctores registraron un alarmante aumento de lo que suele ser un virus de las temporadas de otoño e invierno.

Ahora está de regreso. Y los doctores se preparan para ver cómo el RSV, la influenza y el COVID-19 podrían combinarse para aumentar la presión en los hospitales, de acuerdo con The Associated Press. “Lo califico como una emergencia”, dijo el doctor Juan Salazar, del Hospital Infantil de Connecticut.

En dicho centro médico, el RSV ha provocado que salas de juego y otros espacios en los que no solía haber camas sean adaptados para recibir pacientes. La institución contempló usar un hospital de campaña de la Guardia Nacional, pero dejó de lado esa opción por el momento, de acuerdo con AP.

El virus respiratorio sincitial por lo regular causa síntomas leves similares a los de la influenza, como escurrimiento nasal, tos y fiebre. Casi todos los niños de Estados Unidos llegan a contraer una infección de RSV antes de cumplir los 2 años, de acuerdo con el medio citado.

Las personas infectadas usualmente son contagiosas entre tres y ocho días. Los bebés y los pacientes con sistemas inmunitarios debilitados pueden transmitir la enfermedad hasta por cuatro semanas. No existe una vacuna, aunque ya se realizan varios ensayos. Cualquiera puede infectarse de RSV.

Pero la mayor amenaza es entre infantes, adultos mayores y otras personas vulnerables, que pueden sufrir de infecciones graves en pulmones y vías respiratorias. Entre los niños de Estados Unidos menores de 5 años, el RSV por lo general causa hasta 58.000 hospitalizaciones y hasta 500 muertes al año. Para los adultos mayores de 65 años, el RVS provoca 177,000 hospitalizaciones y 14,000 decesos cada año, informó AP.

En los bebés, los problemas para respirar pueden interferir con su alimentación. “Y es entonces que realmente nos empezamos a preocupar”, dijo la doctora Melanie Kitagawa, del Hospital Infantil de Texas en Houston, donde más de 40 niños están internados con RSV, de acuerdo con AP. “Respiran rápido, respiran profundo. Los vemos usar los músculos de su pecho para ayudarse a respirar”, dijo Kitagawa. “Estos niños tienen problemas para tomar el biberón debido a que no pueden respirar bien y no pueden coordinar ambas cosas al mismo tiempo”.

El virus se está encontrando con una población sumamente vulnerable de bebés y niños que estuvieron resguardados de los virus comunes durante los confinamientos por la pandemia. Los sistemas inmunitarios podrían no estar tan preparados para combatir el virus luego de más de dos años de protección que brindaron las mascarillas, dijo la doctora Elizabeth Mack, de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur. “Carolina del Sur se está ahogando en RVS”, indicó Mack en un comunicado de prensa.

El repunte se presentó antes de lo normal este año, declaró. Las madres de los bebés quizá no se enfermaron de RVS durante el embarazo, lo que les habría dado a los bebés cierto grado de inmunidad, de acuerdo con AP. Las autoridades de salud de Estados Unidos han registrado un incremento este mes de reportes nacionales de enfermedades respiratorias, los cuales atribuyen en parte a una propagación temprana de la influenza en buena parte del sur del país.

La semana pasada hubo más de 7,000 pruebas diagnósticas con resultado positivo a RVS, según cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus iniciales en inglés). Es un total más elevado al de años anteriores. No hay un tratamiento específico, así que es cuestión de manejar los síntomas y permitir que el virus siga su curso. Los doctores podrían recetar esteroides por vía oral o un inhalador para facilitar la respiración. En casos graves, los pacientes hospitalizados podrían recibir oxígeno, ser intubados o ser conectados a respiradores.

4 visualizaciones