El departamento de salud abre una clínica de vacunas solo para niños de 5 a 11 años


Bellamy Hermmann, de seis años, se sentó en una silla en la que podrían haber cabido tres cómodamente y se arremangó la manga rosa, dejando al descubierto un brazo diminuto. Salió la aguja y la enfermera la hundió rápidamente en el brazo izquierdo de Bellamy. Apenas un estremecimiento.

Bellamy, junto con su hermano mayor, Brody de 10 años, estaban entre las docenas de niños que ingresaron a la Clínica Noreste del departamento de salud del condado para recibir la dosis de la vacuna COVID-19 para niños en una tarde reciente de un día laborable.

El proceso es familiar para los adultos y adolescentes que han sido vacunados. La enfermera pregunta si hay antecedentes de reacciones alérgicas y les dice que esperen 15 minutos después de la inyección en caso de que experimenten una reacción.

Bellamy Hermmann (l), de seis años, y su hermano, Brody, de 10, esperan 15 minutos después de recibir la vacuna COVID-19.

Los adultos probablemente presten menos atención al mapa del mundo de gran tamaño en la pared que tiene imágenes de animales en todos los continentes, y no hay un cuidador cariñoso que pellizque su brazo en un intento por aliviar la presión de la aguja. Un padre tuvo que asegurarle a su hijo pequeño en la mesa de registro que la vacuna es segura.

Ahora que la vacuna Pfizer está disponible para niños de 5 a 11 años, aproximadamente el 1.3% de los niños del estado en ese rango de edad han recibido su primera dosis a partir del 10 de noviembre, según el departamento de salud del estado. Se considera que un poco más de la mitad de todas las personas elegibles para la vacuna están completamente vacunadas.

2 visualizaciones