COVID pegó fuerte en las plantas procesadoras de carne, donde empleados ya eran vulnerables

Amner Martínez aún no conoce todos los detalles de cuando su padre, Concepción, de 74 años, enfermó gravemente de COVID-19 cerca del comienzo de la pandemia.

El padre de Martínez trabaja en la planta de Tyson Foods en Perry, Iowa, el lugar donde se produjo un brote en la primavera de 2020 que afectó a 730 trabajadores.

Martínez dijo que su padre, al que calificó de adicto al trabajo como él, no le dijo lo enfermo que estaba hasta que se estaba recuperando.

“Dijo que estaba como de rodillas, básicamente hablando con Dios”, comentó.

Sin embargo, Martínez dijo que su padre y su madrastra no querían ir al hospital. “Nadie sabía lo que era o, ya sabes, la información venía de diferentes maneras, así que siento que estaban avergonzados por ello, como si fuéramos contagiosos”, dijo.

La familia Martínez es originaria de Guatemala. Se trasladaron a Iowa desde California en la década de 1990 para trabajar en la planta de Tyson de Perry.


“En 1995, en California, mis padres ganaban 4.25 dólares la hora”, dijo.

Martínez dijo que el trabajo en Tyson duplicó sus salarios y que el costo de la vida en Iowa era mucho más asequible. La mayor parte de su familia, incluido él mismo, ha trabajado en la planta de Perry.

Un cambio en la fuerza de trabajo de la industria

Las plantas empacadoras de carne están llenas de inmigrantes trabajadores como la familia Martínez. Muchos son inmigrantes de primera generación procedentes de países de Asia, América Central y África.

El 38% de los trabajadores de la industria cárnica del país han nacido en el extranjero, comparado al 17% de todos los trabajadores, según el Economic Policy Institute.

Es un trabajo duro. Los trabajadores están todo el día de pie, hombro con hombro, procesando partes de animales.

Pero el salario medio por hora, de 15 dólares, es el doble del salario mínimo de Iowa, y el trabajo suele requerir poco o ningún conocimiento de inglés o educación, lo que lo hace atractivo para algunos inmigrantes recientes.

Sin embargo, sólo en las últimas décadas las empresas empacadoras de carne han confiado en este grupo para realizar estos trabajos.

El cambio de mano de obra comenzó en la década de 1960, cuando Iowa Beef Packers, con sede en Tama (Iowa), ahora Tyson Foods, transformó todo el sector, explica Dave Swenson, economista de la Universidad Estatal de Iowa.

Presentaron una nueva y más eficiente forma de procesar la carne que implicaba líneas más rápidas y eliminaba gran parte de la destreza del trabajo que normalmente realizaban los carniceros capacitados en ese momento, al hacer que los trabajadores hicieran el mismo corte repetitivo durante horas.

Swenson dijo que esto puso en jaque a la industria y a los sindicatos, a los que pertenecía la mayoría de los trabajadores en ese momento, y que hizo que el trabajo fuera más peligroso para los trabajadores de primera línea.

“Descubrieron que podían ser atractivas y retener a los trabajadores nacidos en el extranjero, principalmente a los refugiados de Asia, y, o, a las personas que venían de México y América Central”, dijo Swenson.

En Storm Lake, Willis Hamilton, abogado del bufete Hamilton, dijo que había visto esta transformación de la mano de obra de primera mano.

La ley otorga a las empresas, los hogares de ancianos y los centros médicos más protecciones de responsabilidad contra las demandas de clientes y empleados relacionadas con la exposición al COVID-19. En un movimiento inusual, la legislatura creó la ley para que se aplique retroactivamente para cubrir todo el año 2020.

0 visualizaciones