Donald Trump Estados Unidos “no tiene aún pruebas” del envenenamiento del opositor ruso Alexei Naval


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este viernes no haber visto aún evidencia de que el opositor ruso Alexei Navalny haya sido envenenado, aunque agregó no tener motivos para dudar de Berlín, que afirma tener “pruebas inequívocas”.

“No sé exactamente qué pasó. Creo que es trágico, es terrible, no debería suceder”, dijo Trump en rueda de prensa. “No hemos tenido ninguna prueba todavía”, agregó, al tiempo que prometió que Estados Unidos examinará de manera muy seria este tema.

Trump dijo que había escuchado que Alemania había descubierto que Navalny, quien se sintió mal en un avión en Siberia el mes pasado, había sido envenenado con el agente nervioso mortal Novichok.

Desde entonces, Europa ha amenazado con nuevas sanciones y la OTAN pidió una investigación internacional sobre el presunto intento de asesinato del principal opositor del presidente ruso, Vladimir Putin.

Alemania informó a sus socios de la OTAN, cuyo secretario general, Jens Stoltenberg, dijo que había “pruebas más allá de toda duda” de que Navalny fue envenenado con Novichok.

El opositor ruso Alexei Navalny durante una marcha de conmemoración del 5º aniversario del asesinato del opositor Boris Nemtsov y de protesta contra reformas constitucionales celebrada en Moscú, Rusia, el 29 de febrero de 2020.

El opositor ruso Alexei Navalny durante una marcha de conmemoración del 5º aniversario del asesinato del opositor Boris Nemtsov y de protesta contra reformas constitucionales celebrada en Moscú, Rusia, el 29 de febrero de 2020.

“No lo hemos visto nosotros”, dijo Trump sobre la evidencia de los investigadores alemanes. Según lo que dice Alemania, parece ser así, agregó. “Estaría muy enojado si fuera así”, afirmó también.

Trump no dijo qué medidas tomaría si estuviera convencido de que el más poderoso oponente político de Putin hubiera sido víctima de un complot de asesinato. Pero insistió en que él ha sido “de lejos más duro con Rusia que nadie”.