Donald Trump, enfermo de coronavirus, dejaría este lunes el hospital



El presidente Donald Trump “sigue mejorando” y podría ser dado de alta este lunes, para continuar su tratamiento en la Casa Blanca, según dijeron sus médicos que lo atienden por coronavirus en el hospital Walter Reed de Washington. Pero, al mismo tiempo, admitieron que habían ocultado datos sobre su estado de salud.

La admisión del ocultamiento de información corrió por cuenta de Sean Conley, el médico presidencial, quien durante una conferencia de prensa reconoció este domingo por primera vez que Trump había tenido “fiebre alta” y que sus niveles de saturación de oxígeno en sangre habían bajado en dos ocasiones -una el viernes y otra el sábado- antes de ser traslado al hospital militar. Ante una pregunta, Conley también aceptó que le habían suministrado oxígeno en la Casa Blanca, un dato que se había negado a confirmar el sábado.

Todos estos nuevos datos vienen a alimentar las sospechas y críticas sobre la confiabilidad de la información oficial alrededor de la salud del presidente, con nuevos datos contradictorios.

El equipo sanitario precisó además que el presidente está siendo tratado con esteroides, pero dio una evaluación optimista de la salud y las perspectivas del mandatario de 74 años.

Los intentos iniciales del gobierno por transmitir calma se descarrilaron el sábado cuando hubo versiones encontradas sobre si el mandatario recibió oxígeno o si su estado revestía mayor gravedad a la reconocida.